Saturday, December 18, 2004

While my heart is still beating

1. Este año la fundación Jumex (sí, la marca de jugos màs importante en México), tuvo una muestra de arte contemporáneo mexicano curada por Guillermo Santamarina. No conforme con haber traído a México en los años anteriores a gente como Scanner, Alva Noto, Pauline Oliveros o David Toop, Santamarina se apuntó un cien cuando programó para la fiesta inaugural de la exposición, la presencia de John Cale, en vivo , quién ofreció algo de su material del más reciente disco "Hobosapiens" a los presentes al aquelarre de drogas, sexo en los baños y alcohol que fueron a Ecatepec aquella noche de junio del año que se nos va.

Lo que pasa es que los degenerados "art socialites" no pelaron a John Cale y más bien se preguntaban quien era ese viejito que estaba tocando ahí. Pero eso no es lo importante, más bien la bronca es que por segunda ocasión me perdí yo de Cale en México, como aquella trágica reprogramación de fechas en 1998 que me impidió verlo con los Creatures, en el Hard Rock café.

En la noche de los jugos, Cale tocó más bien sin ganas, encabritado porque no lo pelaban, y todavía más encabronado porque una señora de buen ver, y ya en años, cantaba las canciones del galés, cosa que enfureció a John, según la crónica de Martin Thulin la semana pasada, y cuando ésta se acercó para que le autografiara el Fear, el autor de Paris 1919, se dió la vuelta y dejó ahí a la pobre, emocionada hasta las lágrimas y desdeñada fan.

2. Puedo prescindir de toda la lista de canciones para mis antologías de amor, pero Bryan Ferry: he`s my man!